Strict Standards: Redefining already defined constructor for class wpdb in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/wp-db.php on line 49

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/cache.php on line 36

Strict Standards: Redefining already defined constructor for class WP_Object_Cache in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/cache.php on line 403

Strict Standards: Declaration of Walker_Page::start_lvl() should be compatible with Walker::start_lvl($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 534

Strict Standards: Declaration of Walker_Page::end_lvl() should be compatible with Walker::end_lvl($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 534

Strict Standards: Declaration of Walker_Page::start_el() should be compatible with Walker::start_el($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 534

Strict Standards: Declaration of Walker_Page::end_el() should be compatible with Walker::end_el($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 534

Strict Standards: Declaration of Walker_PageDropdown::start_el() should be compatible with Walker::start_el($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 553

Strict Standards: Declaration of Walker_Category::start_lvl() should be compatible with Walker::start_lvl($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 649

Strict Standards: Declaration of Walker_Category::end_lvl() should be compatible with Walker::end_lvl($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 649

Strict Standards: Declaration of Walker_Category::start_el() should be compatible with Walker::start_el($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 649

Strict Standards: Declaration of Walker_Category::end_el() should be compatible with Walker::end_el($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 649

Strict Standards: Declaration of Walker_CategoryDropdown::start_el() should be compatible with Walker::start_el($output) in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/classes.php on line 674

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/query.php on line 15

Deprecated: Assigning the return value of new by reference is deprecated in /home/rissiglicha/rissiglicha.com/wp-includes/theme.php on line 505
Rissig Licha

Clic. Tic. Tac. ¡The New York Times se nos va!

Escrito por Rissig Licha 24 May 2014 | Sobre: Blogs

SANTO DOMINGO—El que no innova y se acopla a los cambios del mercado, pese a qué posición ocupe en éste, irremediablemente termina en el Parque Jurásico de su propia creación. Ejemplos abundan. Kodak es quizás el más impactante ejemplo de un suicidio corporativo. El emblemático gigante de la fotografía no supo capear el desafío digital y hoy, no es ni una imagen sepia de lo que fue. En vez de entender qué ocurría a su alrededor se confío en su posición dominante. Creyó, además, que con mirarse el ombligo, era suficiente para sacar una estrategia con qué responder al reto cibernético. No funcionó. Y, ya no existe. Igual suerte puede ser la de otros, entre éstos, la de The New York Times, a juzgar por un reciente libro verde interno, titulado Innovation, que analiza el contexto competitivo en el mundo digital y cuáles son sus retos, develando que, en su investigación, no logró pillar la liebre, no dio en el blanco y, quizás le espera un futuro negro en el ciberespacio. ¡Qué pena!

The New York Times solía ser el estándar contra el que se medía el periodismo de tinta y papel. Su consigna—“todas las noticias aptas para imprimir”—más que un eslogan propagandístico reflejaba sino la realidad, al menos la aspiración, de la familia Ochs de marcar distancia entre su rotativo y el amarillento periodismo que copaba los quioscos de venta de la prensa gráfica de fin del siglo XIX.
Esa filosofía editorial le sirvió bien al diario de la Octava Avenida durante gran parte del siglo XX. Este nuevo milenio otro es el cantar. Acopló su consigna para el entorno digital: “todas las noticias aptas para un clic”. Esa variación en el eslogan, sin embargo, retumba hasta el día de hoy como una promesa hueca, incumplida. Una esperanza que no se ha concretado pues no le ha logrado la ansiada pesca de adeptos, lectores o taquilla que en otrora lograba sin mucho apuro su edición impresa.

El libro verde es un informe de 97 páginas publicado en un formato clonado al que emplea en su magazine dominical. Tiene una sola palabra que sirve de título para contextualizar en su portada su contenido. Innovation. Sí, innovación es como sus gestores, como el equipo de investigadores encabezados por el tataranieto de Ochs, Arthur Gregg Sulzberger, ha denominado sus hallazgos y, la consecuente, visión propuesta de cuál ha de ser el camino a recorrer en ánimo de volver a celebrar la llegada de brotes verdes. No obstante, resulta extraño y hasta un contrasentido que un documento cuyo propósito es el de servir de hoja de ruta para que el diario pueda navegar exitosamente en el desafiante mercado digital haya sido publicado, nada más y nada menos, que en papel. Sí, ¡en papel! El primer brote, del informe verde, no es ni tornasol. No, ¡es negro!

La elección del papel para hablar sobre el papel que ha de tener lo digital en el futuro del diario subraya el problema principal que tiene el diario y todo el ejército de redactores en su empleo: el culto al papel y la fe ciega que raya en un fundamentalismo extremo de su nuevo editor Dean Baquet en el papel. “La clave para editar The New York Times es tener en cuenta que éste es un periódico impreso de gran alcance y poder que cuenta con una audiencia que lo aprecia. Esa posición hay que protegerla mientras vamos a la pesca de más lectores a través de otros medios”, le dijo Baquet recientemente a uno de sus reporteros para un artículo del propio The New York Times. Una reacción como esa de labios, nada más y nada menos del principal encargado del contenido del diario, va a contramano de toda tendencia y de la propia realidad que destaca el estudio de Sulzberger.“

Por consiguiente, si bien el análisis del heredero de Ochs hace planteamientos de algún valor, la obsesión con el papel tal cuál dicta su cultura centenaria demanda, si es que quiere en serio abrazar la innovación, no ya una evolución hacia lo digital sino una revolución en la redacción del rotativo y un golpe de estado en la dirección. Un cambio gradual no lo va a lograr. Máximo cuando los principales competidores del diario, según el informe—Huffington Post (que ya tiene más lectores que el periódico neoyorquino), BuzzFeed, Mashable, Vox y Quartz—solo existen en formato digital y centran toda su atención en ello. Pensar en papel es pensar en el pasado, mirar el futuro a través del espejo retrovisor, así imposibilitando cualquier avance a nuevos destinos.

En definitiva, el diario compite con otros desarrolladores de contenidos que poco tienen en común con él pero que logran interactuar mejor con el público cibernético que la Dama Gris, como suelen llamarle, en Manhattan. Mas si esa dama no enmienda su rumbo pronto va camino a convertirse en la Dama Negra quizás algo que, para los ortodoxos tradicionalistas de la redacción sería el máximo honor y homenaje a la supremacía de la tinta, que sería su propia sentencia de muerte. Una a ser ejecutada en el paredón digital con un solo clic.

El informe concentra sus recomendaciones en tres grandes temas: conducta, cultura y gestión, resumidos en diez mandamientos digitales: 1) atraer nuevo talento multidisciplinario al equipo de la redacción, 2) entender que en el ciberespacio la portada no existe, ni importa pues hoy solo el 30 por ciento de los lectores la buscan; 3) aceptar que el acceso del diario a la Red, a través de vehículos como Twitter, es inconsecuente pues lo controla la redacción y no facilita la interacción de los reporteros con su audiencia; 4) reconocer que el contenido, además de ser de calidad, tiene que ser manejado siguiendo una estrategia de presentación que logre fomentar la lealtad de los seguidores algo que el diario no está alcanzando; 5) entender que la presencia continua del diario en la Red requiere que el contenido se presente por etapas, en entregas que permitan mantener la atención del público; 6) reconocer la importancia de curar y presentar los artículos como parte de colecciones temáticas que den información adicional sobre el titular del día; 7) utilizar todos los recursos a cabalidad, ejemplo de ello, es la centenaria hemeroteca del diario capaz de producir contenido relevante que ayude a contextualizar lo cotidiano desde una perspectiva histórica; 8) lograr una mejor interacción con la audiencia poniendo mayor atención de cómo se catalogan los artículos; 9) tomar en cuenta los horarios de mayor potencial para la interacción en la Red—concentrándose en la mañana y tomando en consideración el hecho de que en los fines de semana el tráfico digital baja—para así aprovechar mejor las oportunidades que existen en la Red; y 10) lograr personalizar mejor el contenido de acuerdo al perfil de los lectores, sin importar, cuánto éstos sumen, pues la captación de lectores no es un esfuerzo masivo, sino uno que se logra lector a lector.

Los diez mandamientos digitales que Sulzberger y los apóstoles de la secta digital de The New York Times han plasmado son útiles pero se quedan cortos pues no hay evidencia alguna de que hayan ido a fondo en su análisis sobre cómo llegar a conocer mejor a sus lectores y sostener económicamente el diario en esta nueva etapa. El informe obvia el hecho de que ninguno, incluyendo los medios digitales insurgentes, tiene un modelo económico que sea viable para sostener en el tiempo una operación editorial en la Red. Y, no obstante reconocer que esos emprendimientos, que han surgido en la Red sin tradición periodística per se, cuentan con un gran activo que The New York Times y su cultura de papel carecen, un mejor entendimiento sobre cómo interactuar con la nueva audiencia de consumidores digitales, no hace un análisis a profundidad de estos.

Cuesta trabajo entender cómo el informe hace un planteamiento tan ominoso para su futuro y soslaya una pregunta tan fundamental: ¿qué es lo que le interesa al consumidor de contenido recibir de un diario como The New York Times? Esa pregunta nunca la hace el vástago de los Ochs. De hecho, el informe en ninguna de sus 97 páginas da muestras de que se haya hecho una investigación a profundidad de qué es lo que el público busca, por qué lo busca y en que formato de presentación prefiere sus noticias. ¿Cómo se puede saber si lo que publicamos es lo que la gente interesa si no le preguntamos a la gente qué es lo que busca? Es como si se le pregunta al zapatero cómo le queda el zapato al cliente.

Contestar esa pregunta mientras mira el mundo desde la perspectiva de su propio ombligo es misión imposible y, es ahí, la mayor falla del estudio. En consecuencia de ello, hoy, The New York Times no es más que otro medio más enredado en la Red. Hace clic en el ciberespacio y, a juzgar por su más reciente introspección, tal parece que, ese clic se transfigura en un tic, seguido de un tac, de una bomba de relojería que marca el paso del tiempo de una institución que está más perdida que un turco en neblina en el ciberespacio de la tinta virtual y el papel digital, por su testadura tradición a solo ver el mundo a través de la tinta y el papel. Lo mismo que ayer le ocurrió a Kodak ante su inhabilidad de salir del cuarto oscuro de su propia creación. Clic. Tic. Tac. The New York Times se nos va.

¡No dejes que le corten el pito a Twitter!

Escrito por Rissig Licha 22 May 2014 | Sobre: Blogs

¡Relevancia, periodismo o muerte!

Escrito por Rissig Licha 26 Apr 2014 | Sobre: Blogs

El morbodismo de los noticeros

Escrito por Rissig Licha 10 Apr 2014 | Sobre: Blogs

La noticia que nadie toma en serio: el paro digital

Escrito por Rissig Licha 08 Apr 2014 | Sobre: Blogs

La confusión digital producto de la imprecisión editorial

Escrito por Rissig Licha 30 Mar 2014 | Sobre: Blogs

El algoperiodismo o ¿por qué hago periodismo?

Escrito por Rissig Licha 29 Mar 2014 | Sobre: Blogs

La democracia está de luto

Escrito por Rissig Licha 23 Mar 2014 | Sobre: Blogs

La lectura exprés amenaza el placer de leer

Escrito por Rissig Licha 08 Mar 2014 | Sobre: Blogs

La devaluación de los noticieros

Escrito por Rissig Licha 04 Mar 2014 | Sobre: Blogs

Next »